Como conseguí departamento en Buenos Aires. Parte I

Hola. Si, lo sé. Tengo semanas sin escribir (no me maten). Podría dar miles de excusas diciendo que tenia parciales y estaba trabajando, cosa que es cierta, pero no había publicado nada porque no tenia ganas y estaba procrastinando (hasta me puse a ver charlas TED en Youtube sobre como dejar de procrastinar y terminar lo que empiezo). Irónico, ¿verdad? Estaba procrastinando mientras veía un video sobre cómo dejar de hacerlo… Procastiception

Lo cierto es que me mudé al nuevo departamento hace casi ya dos meses. Es curioso, cada día extraño menos mi antigua vida y si tuviera que volver a irme lo haría un million de veces, aunque a veces me da la sensación de que no me quedaré aquí para siempre, ya que no va con mi personalidad quedarme en un solo lugar. Quiero vivir en otras grandes ciudades. Por ejemplo, ya viví un tiempo en Madrid en 2015 y me encantó. Creo que mi destino es ir saltando de país en país hasta que finalmente me quiera quedar quieta en alguna isla sin que nadie me joda, lejos de todo, como Hawaii. Si, allí pasaré mis últimos años frente a una playa escuchando canciones viejas de Elvis mientras me tomo una piña colada y le pico el ojo a viejos de mi edad. ¿Que pensaban? ¿Que iba a quedarme tejiendo mientras veía la novela?  No. Yo voy a ser una vieja picarona hasta que se me caiga  la dentadura.

Ya va, ¿Por qué me puse a contarles todo esto?

Bueno, lo prometido es deuda. Vengo a contarles cómo conseguí finalmente un lugar bueno, bonito y barato en esta gran ciudad. En esta serie de posts daré algunas recomendaciones y trataré de no desviarme tanto. Será algo que intente explicar con detalle porque se que esta información podría ayudarle a algunas personas.

A veces, las cosas llegan cuando menos lo esperas

Luego de estar deprimida porque no encontraba nada, un día gris y sin esperanzas me metí en Mercado Libre a ver si allí podía haber algo. Lo hice para pasar el rato pero resulta que vi un piso a un precio asequible en una zona bastante céntrica. No les voy a mentir, las fotos no me gustaron (no las tomaron bien), pero a ese punto ya me daba igual si nos mudábamos a un hueco con anafes, yo solo quería privacidad. Me puse en contacto con el teléfono que habían dejado en la descripción y contestó un agente inmobiliario, en ese momento yo no lo sabia,  pensaba que estaba hablando directamente con el dueño de la propiedad. No pregunté si pedían Garantía Inmobiliaria así que fingí demencia e igual cuadré una cita para ir a verlo. Mi plan era que en algún punto de la visita le preguntaría cuales eran los requisitos y luego trataría de negociar o acordar algo que nos beneficiaria a los dos.

Cuadramos la visita para ir a conocer el departamento esa misma tarde, me vestí y le pedí a mi prima que me acompañara, pero antes fuimos a comer algo porque tenia ansiedad. Llegamos un poco antes de tiempo y justo encontramos al señor en la entrada del edificio, nos saludamos y subimos. Se tardó un poco en encontrar la llave y allí me di cuenta que no era el dueño, que era alguien que lo estaba mostrando. Pidió disculpas porque las cortinas estaban cerradas y estaba todo oscuro pero cuando finalmente accedimos y subió las persianas, me enamoré. Era un lugar muy luminoso, con paredes blancas y piso de madera como me gusta, de dos ambientes, pequeño, bonito y amueblado. El closet empotrado (es difícil encontrar apartamentos con closets decentes en ciudades europeas o en su defecto, con toques europeos). Lo único que no me gustó y hasta hoy no me gusta es la cocina. Máximo pueden estar dos personas a la vez y creo que a veces ni eso. Pero traía nevera, microondas y muchisimas cosas útiles, como una licuadora para hacer juguitos. Lo otro que no me gusta y aun intento solucionar es que no trae lavadora y no sabemos donde ponerla porque no hay espacio, pero creo que al final lo haremos en el baño, eso si, tiene que ser una pequeña, no como esas lavadoras enormes que uno tiene en Venezuela que cada vez que la prendes hace demasiado ruido y parece que la centrifuga va a terminar en la sala.

Pero apartando esos pequeños detalles me gustó el apartamento y a mi prima también. Lo quería, así que me senté con el señor a hablar de los requisitos y me alegró saber que los cumplía casi todos, excepto el de la Garantia (por supuesto). Ya estaba a punto de ponerme a llorar cuando me dijo que podía alquilar con un seguro de caución. Un seguro de caución es un contrato de garantía que otorga una compañía de Seguros para cubrir las pérdidas producidas por incumplimiento del contrato. Es algo que piden los propietarios para cuidarse las espaldas por si llega un chavista y dice: “aaaay, io kiero mi ksa bien dicna. Bamos a invadil. Espropiese”.

El señor fue muy amable al explicarme todo y me recomendó un par de empresas con las que había trabajado antes, pero de las cuales tienes que cumplir una serie de requisitos. No a cualquiera se lo aprueban pero tampoco es tan difícil.

Luego de charlar un rato nos despedimos y me dijo que lo llamara si solucionaba lo del seguro de caución. Me despedí también de mi prima y me dijo: “te veo a ti y a Andres viviendo allí”. Yo sonreí y salí tan emocionada del edificio que no esperé el autobús y me fui a la residencia caminando. No, caminando no, casi corriendo porque me dio como un ataque de energía y solo quería llegar, empezar a llamar, mandar correos, etc. Tambien tenia que avisarle a Andres, conservarlo con él, ver si estaba de acuerdo, organizarnos monetariamente…

Abrí la laptop, llamé a la empresa de seguros y me atendió una chica muy amable que me explicó todos los requisitos, ademas de mandarme unos correos y ponerse a la orden. Lo bueno es que podíamos pagar el seguro en cómodas y dolorosas cuotas. Le conté todo a Andres y me dijo que confiaba en mi y que lo hiciéramos.

Luego de ese día, no sabia que se aproximaban las dos semanas mas largas de mi vida…

 

 

You may also like

2 comentarios

  1. Chama te sigo en Twitter y me gusta mucho cómo escribes!!! Sin duda te ganaste una nueva lectora aquí, tengo planes de emigrar a la Argentina el año que viene y me gustaría preguntarte varias cosas sobre tu experiencia!!!

    1. Hola, Valentina. Muchas gracias por leer y claro, cuando quieras me puedes preguntar lo que desees. Escríbeme al correo del Blog, está en la parte de “Contacto”. Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *