Descubrí un cine económico en Buenos Aires

Mi papá siempre me decía de niña que hay dos clases de películas: las que uno ve en la casa (por aquella época íbamos a Blockbuster a alquilar) y las que uno va al cine a ver. Generalmente, las que voy a ver en la pantalla grande son aquellas cuyos estrenos o efectos especiales ameritan gastar un poquito más, por toda la experiencia y lo que uno va a consumir. Por ejemplo, en esta categoría entran las películas de Star Wars o las de los X-Men (mis héroes favoritos).

En la otra categoría estarían aquellas películas que son más lentas, sin efectos especiales, pero con una trama profunda y compleja. Casi siempre este tipo de películas son aclamadas por la crítica y están nominadas a los Oscars. Evidentemente, ya no voy a Blockbuster (básicamente le ocurrió lo mismo que a Kodak) ni tampoco voy a comprar DVD’s a la calle como en Venezuela porque acá en Argentina eso es ilegal, bueno, allá también, pero nadie le hace caso.

Lo que hago ahora es que las descargo por Internet, las veo Online o simplemente espero a que lleguen a Netflix. Por ejemplo, recientemente vi “Lady Bird” y “Call Me Be Your Name”; Ambas películas maravillosas, pero las cuales no iría a ver al cine porque son para apreciarlas en casa un domingo por la tarde de forma más tranquila.

¿Por qué doy toda esta intro? Porque recientemente me inventé otra categoría: películas que estan en el medio de las anteriores dos categorias y que voy a ver al cine, pero a uno más económico. Esto surgió cuando estábamos recién llegados a Buenos Aires, pero no podíamos gastar mucho. Hablamos de que, en promedio, una entrada cuesta unos 240 pesos, es decir, 12 dólares americanos aproximadamente. Además, las bebidas y las cotufas (palomitas de maíz) son aún más caras. Al final terminas gastando como 30 dólares en una salida y cuando eres emigrante y acabas de llegar, eso duele

Así que hace un tiempo descubrimos un cine económico en Belgrano. No sé si es una franquicia (me parece que sí), pero al que siempre íbamos (y aun a veces vamos) queda allá. El cine es pequeño y las salas son un poco viejas, no les voy a mentir, pero cumplen su función. A mí me gustó esa onda entre moderno y retro, además que por ser un poco más sencillo no va mucha gente y eso puede agradar a algunas personas, dependiendo del gusto. La última película que fuimos a ver allí fue “Wonder”, con Julia Roberts y Owen Wilson. En la sala solo habían como 6 personas con nosotros incluidos y aunque al principio fue un poco extraño, luego te gusta porque es como tener el cine para ti solo. La entrada los viernes cuesta 70 pesos (3,50 dólares americanos). No sé si el resto de los días es así de económico, pero creo que siguen siendo igual de asequibles. Es cuestion de averiguar.

El cine se llama Cinema City y queda en la Av. Cabildo 2702 esquina Rivera. Para llegar allí toma la línea D del Subte (la verde) y te bajas en Congreso de Tucumán, que es la última estación. Al salir por la izquierda veras el cine prácticamente en la entrada.

Espero que esta opción te sirva si eres amante del cine y te quieres ahorrar unos cuantos pesos.

Tambien está bueno para ir con niños, pero nunca seas de esas personas que lleva bebés al cine.

Por favor. Te lo suplicamos… el resto de la humanidad.

You may also like

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *